El planeta es tuyo.Haz la diferencia

jueves, 6 de septiembre de 2012

Historias de niños que han sido criados por animales salvajes



Un niño salvaje es aquella persona humana que ha vivido aislado de todo contacto humano desde una edad muy joven, y no tiene experiencia (o poca) del cuidado humano, la conducta social, emociones y principalmente del lenguaje humano. Algunos niños salvajes fueron excluidos por persona (generalmente por sus propios padres), y en algunos casos este abandono se debió al rechazo de los padres. Se sabe de casos de niños presuntamente criados por animales, sobre todo por lobos, osos, monos, gacelas y otros animales más. Aquí comparto con todos estas historias más famosas de niños salvajes que fueron criados por animales.

 
Daniel, el Niño Cabra - Andes Peruanos, Perú

Daniel el  niño cabra
En 1990 se reportó un niño, de ocho años de edad, criado por cabras en los Andes peruanos. Se le dio el nombre de Daniel, el niño cabra de los Andes. Él caminaba con sus cuatro extremidades, lograba comunicarse con cabras, pero no lograba entender el lenguaje humano. Se supone que sobrevivió alimentándose con la leche de las cabras y comiendo raíces y bayas. Fue investigado por un equipo de la Universidad de Kansas.
Djama, Criado por Lobos - Turkmenistán

Djama, criado por los lobos
En 1962, según un informe, los geólogos encontraron a niño de unos siete años que corría con una manada de lobos en una región del desierto de Turkmenistan, en el Asia central, al Sur de Rusia. Los hombres lanzaron una red sobre el muchacho, pero los lobos acometieron para protegerlo, rasgando la red. Al final, todos los lobos fueron asesinados. El niño mordió a uno de sus captores.
Cuatro años antes se había perdido un niño, llamado Djuma (niño salvaje), al que le habían enseñado a pronunciar algunas palabras. Contó a los antropólogos que su familia fue asesinada en una purga política y que su madre se acostó sobre él para protegerlo. Luego escapó y se unió a una manada de lobos. También contó cómo cabalgaba en el lomo de su madre lobo cuando iban de caza, y más tarde aprendió a correr en cuatro patas. Lo cuidaron en el Hospital Republicano en Ashkhabad y fue hasta años después que se acostumbró a dormir en una cama. En un informe de noticias de 1991, se decía que todavía se arrastraba en cuatro patas, comiendo solo carne cruda, y mordiendo cuando esta enojado. En ese entonces el doctor Rufat Kazirbaev, jefe de investigación psiquiátrica en el hospital, dudaba que perdiera sus modales de lobo.

Hombres-simios - Perú

Hombre simio
En 1974 el diario peruano El Comercio, de Lima, informaba sobre dos “hombres-simio” que se habían encontrado desde hacía 25 años y que en ese entonces se hallaban recluidos en un hospital de esa capital. Se encontró que esos “hombres-mono” eran parte de una familia de once hermanos, de los cuales seis presentaban microcefalia (incluyendo a los dos hombres-mono).
La microcefalia es una enfermedad de origen genético que se caracteriza porque los huesos del cráneo no crecen e impiden que el cerebro se desarrolle. Los bebes afectados por dicha enfermedad pueden darse en padres muy jóvenes o muy viejos. Los “hombres-mono” de Lima caminaban a veces a gatas y tenían los brazos largos y velludos como los simios. Sus actividades eran de carácter instintivo, y emitían sonidos que recordaban las voces de los simios. Ambos tenían, además, cardiopatías congénitas.

Rochom P’ngieng, La Niña de la Selva

Ronchom P'ngieng
Rochom P'ngieng o Ro Cham H'pnhieng, niña salvaje camboyana nacida en 1979 que se informó como perdida a la edad de 8 años en la jungla, y apareció 19 años después, el 19 de enero de 2007. El anuncio de su aparición llamó la atención internacional. Su historia fue equiparada con Mowgli, protagonista de El libro de la selva de Rudyard Kipling. Se la conoce como la niña de la selva ya que se crió como una niña salvaje. Se perdió en el bosque de Camboya cerca de la granja de su familia mientras vigilaban búfalos con un primo. Fue descubierta 19 años después de desaparecer por un campesino a quien ella estaba intentado robar comida de su granero. En septiembre de 2007, la agencia de noticias Deutsche Presse-Agentur informó que Rochom habría desaparecido con destino a la jungla sin dejar rastros.

Niño Mono - Burundi

El niño mono









The Jhoannesburg Times informó que en 1973 fue encontrado otro niño en Burundi, África, por misioneros o cazadores. El niño, de unos seis años de edad, jugaba con un grupo de monos y se comportaba como uno de ellos. Corría a cuatro patas o andaba contoneando el cuerpo. Comía con gran fruición frutas y legumbres, metiéndoselas a puñados en la boca. La antropóloga americana Diane Skelly dijo que estaba cubierto por una capa fina de pelo, que desapareció cuando comenzó a usar ropas. Intentó varias veces evadirse, pero al fin terminó humanizándose. Después de ser capturado tardó varios años para integrarse a la sociedad.




Kamala y Amala, las niñas lobo - Midnapore, La India

Kamala y Amala
La historia de estas niñas empieza en 1920, cuando un misionero llamado J.A.L. Singh, Cuando Singh fue a investigar lo que ocurría, acabó descubriendo a dos niñas desnutridas y salvajes en la madriguera de unos lobos en un nido de termitas, a quienes la madre loba defendía como si fueran sus cachorros. Aunque J.A.L dudó en qué hacer, antes de que pudiera decidir los nativos mataron a la loba y capturaron a las dos pequeñas. Kamala era la mayor. Tenía 6 años y su hermana Amala tan solo 3. Separadas así de su entorno "familiar" solamente se tenían la una a la otra, considerando hostil cualquier otro ser humano que se las acercara.
 Tan solo 1 año después de su ingreso en el orfanato, la pequeña Amala enfermó y murió de disentería. Cuando Amala falleció, se vio a Kamala llorar (además, se la tuvo que separar por la fuerza del ataúd de su "hermana"). Pasó las semanas siguientes refugiada en una esquina y aullando en las noches. A partir de entonces Kamala se mostró más sociable, mostró algún tipo de progreso, por ejemplo, aprendió los conceptos elementales de cantidad, empezó a andar por si misma y adquirió un vocabulario de unas cuarenta palabras monosílabas. Estas se referían únicamente a objetos de importancia vital y concreta. Esto es todo lo que se pudo conseguir hasta la muerte de Karnala, al cabo de nueve años de estar viviendo allí. En 1929 contrajo la fiebre tifoidea y murió tras dos meses de enfermedad. Fue enterrada junto a Amala en el cementerio cristiano de St.John.
  
Oxana Malaya, Criada por Perros - Ucrania

Oxana Malaya
Oxana Malaya (Оксана Малая) (nacida en noviembre de 1983) es un caso de niña salvaje hallada a los 8 años de edad en Ucrania en 1991, habiendo vivido la mayor parte de su vida en compañía de perros. Adquirió gran número de hábitos caninos y tuvo dificultades para manejar el lenguaje. Desde que se la encontró vive en la clínica Baraboy para discapacitados de Odessa. En 2006, a la edad de 23, Oxana residía en un hogar para discapacitados mentales, donde ayuda a cuidar las vacas en la granja de la clínica.

El Muchacho Gacela - Siria

El joven gacela
Se supone que en 1945 fue capturado el primer niño gacela en el desierto de Siria. Uno de los informes proviene de Abdul Karim, de Bagdad, escrito en agosto de 1946 citando una fuente de El Cairo de 1945. El muchacho tenía unos 1.70 metros de altura y su piel era tersa, aunque cubierta de un pelo fino. Estaba “tan delgado que los huesos se podían contar fácilmente debajo de la carne, con todo era más fuerte físicamente que un hombre normal”.
Los doctores lo estudiaron y pensaban que tenía cerca de 15 años. No hablaba y seguía comiendo sólo hierba. Le enseñaron a comer pan y carne. Se dijo que tal vez era hijo de algún beduino y que fue abandonado en el desierto, en donde fue adoptado por las gacelas. Pero según Ivan T. Sanderson, la historia “resultó ser un invento de un periodista aburrido de El Cairo durante la Segunda Guerra Mundial”. Probablemente Sanderson estaba en lo cierto ya que es increíble que el niño pudiera alcanzar esa velocidad de casi el doble del record olímpico (en carreras cortas). Esta historia tendría una secuela en 1960 y 1963.

Dina Sanichar, El niño lobo - Sekandra, La India
Dina Sanichar




Dina Sanichar, uno de los muchachos que vivía en el orfanato Sekandra. Fue sacado de la cueva de un lobo en 1867 cuando tenía seis años de edad. Dina Sanichar fue descubierto cuando unos cazadores se encontraban en las selvas de Bulandshahr, ellos avistaron a un niño y se sorprendieron al verlo siguiendo a un lobo en su guarida, corriendo en cuatro patas. Uno de los cazadores mató al lobo. Dina nunca logró aprender a hablar y murió en 1895.


Wang Xianfeng, Niña Criada por Cerdos - Liaoning, China

Wang Xianfeng
En 1984, la agencia de noticias china de Xinhua divulgó la historia de una niña campesina de la provincia de Liaoning, al Noroeste de China, que había sido amamantada por puercas y dormía en su chiquero por las noches. Wang Xianfeng fue dejada como infante con los cerdos de la familia porque su padre sordomudo y su madre mentalmente retardada eran incapaces de cuidarla y nadie más vivía cerca de ellos. La muchacha vivió exclusivamente de leche de puerca hasta que casi tuvo cinco años. Entonces ella comenzó a comer la comida de los cerdos. Siempre era la primera en el canal cuando se llenaba por las mañanas. En 1983, los psicólogos descubrieron a Wang, cuando tenía nueve años, con la inteligencia de un niño de tres años.
Los expertos de la Universidad de Ciencias Médicas de China y del Instituto Anshan de Psicometría tomaron a su cargo a la niña, y en 1987 cuando tenía 13 años podía leer 600 caracteres chinos, contar a partir del uno hasta el 100, cantar canciones de niños y hacer ciertos quehaceres domésticos. 

Rocco, Niño criado por cabras o lobos - Montes Abruzzi, Italia
Rocco


El mismo Daily Mirror, en su edición del 15 de agosto de 1973, informa que unos pastores italianos encontraron a un niño desnudo de cerca de cinco años en 1971, refugiado en una cueva en los montes Abruzzi de Italia central. Los doctores creían que lo habían abandonado de bebé y que había sido criado por cabras o lobos de la montaña. Lo llamaron Rocco. Varias familias intentaron “domesticarlo” sin éxito, después de lo cual lo colocaron en un hospital psiquiátrico cerca de Milán. No había aprendido hablar y todavía comía con sus manos. Caminaba en cuatro patas y le gustaba que lo acariciaran – pero gruñía y se retiraba a las esquinas cuando tenía miedo.


Elmira Godayatova y sus padres lobos - Milgam, Azerbaiyán

Elmira
En 1970 una niña llamada Elmira Godayatova, se perdió en los bosques de Azerbaijan cuando seguía a su madre que se dirigía a la casa de su abuela, en la aldea de Milgam. La madre, en lugar de llevar a la niña a la casa, le ordenó que se regresara y la niña se perdió. Durante mucho tiempo, parientes, amigos. Vecinos y la policía buscaron en el bosque, pero todo fue inútil. Veintitrés días más tarde la encontró un guardabosques sentada debajo de un árbol. Según el Daily Mirror del 4 de julio de 1970, un periódico local informó: “Al parecer la niña fue encontrada por una familia de lobos, y se sabe que los lobos nunca atacan cerca de su hogar. Ella comió bayas y hierba, bebió agua de los ríos, y jugó con los cachorros”. Elmira fue llevada al hospital para recuperarse.

Goranka Cuculic, El Niño Oso - Vranje, Ex Yugoslavia
Goranka


En 1971, Goranka Cuculic, de cinco años de edad, se perdió en el bosque cerca de su aldea en Vranje, Yugoslavia. Tres días más tarde un granjero la encontró y contó que estaba con una osa y dos oseznos. La osa le lamía la cara, y ella jugaba con los oseznos y dormía sobre ellos en la noche en una cueva.


Kunu Masela, Criado por un Perro - Machakos, Kenya


Kunu  Masela
Kunu Masela, de seis años, fue visto durante tres años escarbando por alimento con un perro alrededor de la ciudad de Machakos en Kenya. La señora Grace Kubuu le preguntó dónde vivía. “Con Poppy” fue todo lo que dijo. Una tarde ella los siguió hacia fuera en los arbustos y vio el perro arrastrar algunas hojas del plátano para hacer una cama para ellos. La prensa local publicó la historia, después de lo cual apareció su madre.
La señora Rukia Ali Murefu, de 29 años, trabajadora de la plantación de café que se había mudado a Nairobi, dijo que su marido la había dejado cuando nació Kunu en 1977, y ella había luchado por tres años para cuidarlo. Ella era muy pobre, y eventualmente lo abandonó en el bosque. “Sabía que Kunu sería cuidado por Dios – y tenía razón”, dijo. “Poppy mi madre. Poppy me da leche”, dijo Kunu a un reportero. En 1983, él estaba en un hogar juvenil del gobierno y el perro estaba a cargo de un comerciante de un mercado.

John Ssebunya Criado por Monos - Kabonge, Uganda

Jhon Ssebunya
La vida no podía haber comenzado peor para John Ssebunya. Nació en Kabonge, un pueblo cerca de Bombo, en Uganda, y con tan sólo dos años presenció cómo su padre asesinaba a su madre y, temiendo por su propia vida, huyó a la jungla, donde perdería todo contacto con la sociedad. El hecho de su desaparición, a falta de una familia que la denunciase, cayó en el olvido durante años. Tres años más tarde, en 1991, una mujer de una tribu cercana, mientras buscaba algo de comida en la jungla, se encontró con un joven niño de 5 años. Inmediatamente volvió al poblado para informar al resto de la tribu de hallazgo, y fueron varios los que volvieron al lugar, donde se encontraron no sólo a un niño reticente de ir con ellos, sino a toda una familia de monos que luchaban lanzando ramas y piedras para impedir que se llevaran al niño.
Durante tres años, John Ssebunya había sido criado y adoptado por una familia de monos, que más tarde fueron identificados como cercopitecos verdes, los cuales no sólo le permitieron formar parte de su grupo, sino que además le enseñaron todas sus costumbres, así como los métodos de supervivencia necesarios para la selva.

Bello, El Niño Chimpancé - Selva de Falgore, Nigerio

Bello
En 1996, los cazadores encontraron a un muchacho de cerca de dos años, viviendo con una familia de chimpancés en la selva de Falgore, a 145 kilómetros al sur de Kano en Nigeria. Fue llevado al hogar de niños de Tudun Maliki Torrey en Kano, donde el personal lo llamó Bello. Se pensó que era el hijo de los Fulani, gente nómada que viajaba a través de la región. Inhabilitado mental y físicamente, con una frente deforme, un hombro derecho inclinado y un enorme pecho, sus padres lo abandonaron probablemente debido a sus discapacidades.
En abril de 2002, cuando tenía cerca de ocho años, apenas había alcanzado el tamaño y el peso de un niño de cuatro años. Cuando lo llevaron al hogar, caminaba como un chimpancé, moviéndose en sus piernas pero arrastrando los brazos en la tierra. Al principio estaba muy agitado, rompía y lanzaba cosas. En la noche saltaba de cama en cama en el dormitorio, molestando a los otros niños. No podía hablar. En la actualidad está mucho más tranquilo. Aunque todavía salta como chimpancé, golpea constantemente su cabeza con las manos ahuecadas, y no habla pero hace ruidos como los chimpancés. Vive en la casa Tudun Maliki Torrey, en Kano, dirigida por Abba Isa Muhammad.

Tissa, El Niño Mono - Tissamaharrama, Sri Lanka

Tissa
En el año 1973 en los alrededores de Tissamaharrama, un villorrio al sur de Sri Lanka, Pemawathie, una leñadora de 42 años, capturó un niño desnudo, de cabellos largos que caminaba a cuatro patas en compañía de monos y se alimentaba de frutos de los árboles. Tenía unos 11 años de edad. Ella lo llamó Tissa por la aldea. Era muy agresivo y gritaba como los monos. Parecía más un animal que un ser humano. El niño fue entregado a la policía y trasladado a un centro privado, a unos 16 kilómetros de la capital Colombo, administrado por la señorita L. P. Morawake. Tres meses después de su admisión, Tissa todavía no aprendía a caminar verticalmente y todavía no hablaba, aunque podía comer alimento de un plato con su mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada